Construir con barro apisonado





En la construcción de barro apisonado, se complementan de manera óptima la técnica constructiva y el diseño. Mejorar la técnica ancestral con los últimos avances tecnológicos y el conocimiento artesanal constituye todo un reto.


La combinación de lenguaje específico del material con la arquitectura contemporánea abre un gran campo de posibilidades. Los acabados del barro destacan por su profundidad y efecto tridimensional, semejantes a los de un muro de mampostería  en seco. La fabricación de materiales constructivos tiene lugar in situ. Si se compara con los materiales convencionales, el barro apisonado requiere un mínimo de energía para su fabricación. Sin embargo genera  costes adicionales mucho mayores. Por estos motivos es esencial que el proceso de ejecución sea planeado concienzudamente, teniendo en cuenta su valor ecológico y artístico adicional.




Capilla ardiente, Batschuns



Para evitar erosiones profundas del muro en el caso de lluvias prolongadas , es conveniente colocar hileras horizontales de mortero, piedra o ladrillos cada 25-30 cm.

 Como una mezcla de minerales que es, el barro apisonado presenta un comportamiento especialmente estable frente al fuego y en caso de altas temperaturas. El necesario espesor de los muros realizados con este material y su elevada densidad hacen que las construcciones presenten un buen aislamiento acústico.


Con una densidad de 1700-2100 Kg/m3, el barro no puede ser considerado material aislante. La capacidad de transmisión de calor es de 0,64-1,03 W/(mk), dependiendo de la composición. En un futuro, cabe esperar mejoras a este respecto por la posibilidad de añadir agregados a la mezcla.

Capilla de la Reconcialiación

En la arquitectura actual encontramos buenos ejemplos de esta técnica, como puede ser el Cementerio Baschuns  en Berlín de los arquitectos Reitermann+Sasserroth. El material ha sido empleado con  gran habilidad constructiva. Los cercos y la capilla ardiente de tierra pura se moldean como un monolito de terreno existente.

Otro buen ejemplo es la "House Rach", una casa residencial de nueva construcción en el pueblo de Schlins en Vorarlberg (Austria), los arquitectos Roger Boltshauser y Martin Rauch  han utilizado la tierra excavada de la obra para construir la casa. Las paredes, los pisos y revoques están hechas de tierraEl 41% del volumen de la casa se encuentra bajo tierra, el resultado son espacios de cueva subterránea. Los cimientos del edificio son de 60 cm  - el cemento romano tradicional, los techos son (vigas) y el aislamiento térmico interior está hecho de esteras de junco.











"House Rauch"


En Europa, Martin Rauch es considerado como uno de los pioneros de aplicaciones técnicas y creativas modernas para la construcción tradicional de adobe. Junto con sus socios ha fundado tres empresas: el taller de arquitectura "Lehm Ton Erde Baukunst GmbH", la empresa de construcción "Erden" y "Lehmo", una empresa que produce en un horno tierra apisonada. 














Fuentes: Texto extraído en parte de la Revista Detail Sistemas Sencillos núm.3, Año 2004.

                    http://www.architonic.com/, http://www.an-architecture.com/




Comentaris